Tenemos que hablar de Texas

Condenados al ostracismo desde antes de empezar la campaña, los Texas Rangers han conseguido implementar algunas mejoras en determinadas posiciones a pesar de las derrotas, y hacer de sus receptores una de sus mayores valías.

los Rangers han conseguido implementar algunas mejoras en determinadas posiciones a pesar de las derrotas, y hacer de sus receptores una de sus mayores valías.

Últimos de su división los Texas Rangers, con un porcentaje de victorias inferior a .400 y sin ningún argumento para pensar en nada que no sea quitarse piezas de encima por talento a futuro. Dicho de otro modo, estamos claramente ante un equipo dispuesto a cambiar peloteros desarrollados por jóvenes prospectos antes de la fecha límite de traspasos.

Esta es la actual situación de los Texas Rangers, ni más ni menos. Evidentemente, no es sorpresa para nadie, pues si echamos la vista atrás solo unos cuantos meses, todos los pronósticos de temporada apuntaban a este pobre balance a mediados de campaña.

Sin embargo, ¿qué es lo que hace tan único a un equipo sin alma competitiva?

El paradigma detrás del plato

Hace ya algunos meses, hablábamos aquí de Catcher Framing, esa habilidad defensiva que diferenciaba a determinados receptores, por su capacidad de conseguir strikes cantados incluso donde no los había.

Pues bien, a pesar de que no podemos considerar totalmente estas líneas como la referencia 2.0 de dicho artículo (puedes acceder a la versión en vídeo aquí), lo cierto es que los receptores de la franquicia de Arlington están despuntando descaradamente en factores defensivos muy relacionados con el framing, sin demasiada explicación aparente.

Hace escasos meses, a inicios del pasado mes de febrero, los Rangers enviaban a Elvis Andrus a Oakland, a cambio de Khris Davis, quien pocas semanas después firmó unos pobres números a la ofensiva, para finalmente ser cortado oficialmente en el mes de junio.

A pesar de ser estas las caras más visibles del traspaso, lo cierto es que la parte secundaria del mismo, es la que ha impactado de forma muy positiva en los Rangers.

La culpa no es de otro que de Jonah Heim, un cátcher de 26 años y cara de adolescente, quien ya ha pasado por hasta cuatro franquicias de la MLB desde que fue drafteado en cuarta ronda del Draft de 2013.

Y es que sabemos que, a pesar de vivir en un mundo donde los equipos no pagarán mucho dinero a los receptores por sus habilidades defensivas, lo cierto es que Heim representa el complemento ideal para José Trevino. Tal es así que, considerando a ambos receptores individualmente y por separado, han conseguido colarse entre los mejores de la liga a la hora de evitar carreras. 

Brillar sin demasiada ayuda

Sensaciones al margen, los hechos son los hechos, y ahí están algunos datos en los que bucear.

Si bien Trevino y Heim están destacando por sus habilidades defensivas durante esta campaña, lo cierto es que tienen más mérito todavía si ponemos su situación en contexto: ¿alguien considera que es sencillo para un cátcher destacar defensivamente cuando tus compañeros en el montículo están entre las peores rotaciones de las Grandes Ligas?

Y es que a pesar de la enorme actuación de Kyle Gibson en lo que llevamos de temporada, el ERA global de los lanzadores de Texas está entorno al 4.50, ocupando una posición fija en el Bottom 10 de los peores equipos de la competición en ese aspecto.

Sin embargo, y aquí viene lo más paradigmático, esta dupla de receptores está brillando más que cualquier otra en los siguientes aspectos:

  • Jonah Heim: mejor receptor de la MLB en proyección de carreras evitadas vía framing (10.8 por cada 100 partidos). José Trevino le sigue de cerca en la cuarta posición, con 9.26 por cada 100 partidos.
  • José Trevino: mejor receptor de la MLB en Catcher Defensive Adjustment. Jonah Heim ocupa el 5º puesto. Nuevamente ambos están considerados en el Top 5 de los receptores de la MLB.
  • Por último, vuelven a aparecer ambos en las mejores posiciones por Called Strikes Above Average, significando esto que consiguen un promedio de strikes cantados significativamente superior a la media de receptores de la competición.

Con todo esto, uno podría pensar que estamos hablando de receptores eminentemente defensivos. Nada más lejos de la realidad, especialmente en el caso de Jonah Heim, quien está poniendo unos números decentes a la ofensiva. Actualmente, el receptor nativo de Amherst, NY, está proyectando 32.5 carreras anotadas por cada 100 juegos, y ha mejorado sustancialmente la cantidad de carreras impulsadas, así como su OBP. Batea más, mejor y con mayor poder que en el 2020.

Estado general de los receptores

Al margen de los dos receptores que están sosteniendo a Texas detrás del plato, existen otros nombres propios a destacar también en estas facetas:

  • Mike Zunino (TBR): Seguramente estemos hablando del receptor más completo de toda la competición en estos momentos, sin ningún tipo de duda. El único pelotero capaz de estar entre los cinco mejores cátchers en parámetros ofensivos y defensivos. El receptor más completo y equilibrado de este deporte.
  • Sean Murphy (OAK): Líder de la competición en carreras evitadas vía framing, con 7 en 65 juegos, y un porcentaje de Strike Rate siempre por encima del 50%. Si mejorara en la ofensiva, estaríamos hablando de otro caso como el de Mike Zunino. Sin duda, unos números difíciles de mantener en el tiempo. 
  • Menciones especiales: Omar Narváez (MIL), Kyle Higashioka (NYY) y Jorge Alfaro (MIA), probablemente por orden de impacto, todos ellos beneficiados globalmente por sus aportaciones defensivas. La temporada del primero, le coloca incluso entre los nombres más destacados de la temporada. A pesar de estar cerca del ecuador de la temporada, el venezolano es un claro aspirante a ser el mejor cátcher de la Nacional en este 2021. 

Con todo esto, y como ya contextualizamos en su día, el caso de Texas Rangers es un claro ejemplo de lo que el ojo no ve. Al menos de lo que cuesta ver.

A pesar de estar de acuerdo en el pensamiento casi unánime de que las facetas defensivas de los receptores tienen un impacto limitado en este juego, nunca me cansaré de repetir que, evitando carreras, también se ganan partidos.

En un deporte donde todo se puede medir, ¿alguien sabe pronosticar como estarían los Rangers sin el desempeño defensivo actual de sus dos cátchers principales?

Mejor seguro que no.

 

 

Newsletter DosUnoSiete

Conviértete en Insider y recibe los mejores contenidos gratis en tu email