Steve Cohen pone a los Mets ante su gran oportunidad

La llegada del multimillonario Steve Cohen apunta a un equipo que aspira absolutamente a todo. El nuevo propietario está dispuesto a gastar y convertir a los Amazin' en un equipo ganador.

Steve Cohen pone a los Mets ante su gran oportunidad

Imaginaros ser aficionados a los New York Mets. El grado de sufrimiento alcanzado por parte de los seguidores de la franquicia de Queens ha llegado a niveles desproporcionados durante el régimen de la familia Wilpon. Más conocidos por entrometerse hasta en los asuntos más cotidianos con unos resultados desastrosos que por ser unos propietarios que pusieran toda la carne en el asador a la hora de presentar un conjunto recio, equilibrado y digno que llevara alegrías La Ciudad que Nunca Duerme. Pero llega Steve Cohen.

Por suerte para todos los agraciados, se avecina un tiempo nuevo para este club que tiene su origen en la expansión de 1962 y que sus únicos dos títulos de campeones del mundo poseen la categoría de legendarios por motivos diversos. Un perdedores adorables, que salvo en contadas excepciones, siempre han ejercido de segundo espada cuando se habla del equipo de Nueva York. O tercero. O incluso cuarto.

En este caso, el poco habitual escenario de la venta de una franquicia de cualquiera de las cuatro ligas norteamericanas nos ha deparado un escenario distinto en la persona de Steve Cohen, que ha desembolsado la nada despreciable cantidad de $2.475 millones para hacerse con los Metropolitanos e insuflar vida, ilusión y ánimos renovados a la algo deprimida parroquia metropolitana.

Ah, y tener al dueño más rico de todo el béisbol y dispuesto a gastarlo no debe perjudicarte precisamente.

Porque con algo más 14.000 millones de patrimonio, este enamorado de los Mets y del legendario Tom Seaver, quiere dejar su sello en una liga como es la MLB que afronta un escenario que se ha complicado de forma severa por la pandemia del COVID-19 y que ya viene con el aderezo de una situación difícil a raíz de la renovación de un convenio colectivo que puede ahondar aún más las evidentes diferencias en los propietarios y el sindicato.


Te puede interesar: un video para profundizar en el pitcheo


Las opciones son variadas y atractivas para el máximo responsable de operaciones beisbolísticas de los metropolitanos, el apreciado Sandy Alderson, que ya lideró con éxito el proyecto de los Oakland Athletics de años 80 y 90 y que estableció las bases del plantel actual de los neoyorquinos vía draft, antes de que el cáncer se cruzase en su camino y diese paso a la época no precisamente ilusionante de Brodie Van Wagenen.

Que los Mets necesitan un receptor es una obviedad y el mercado ofrece la mejor opción posible en JT Realmuto, el más destacado en su posición y que busca establecerse como referente en la agencia libre. De esa manera, los de Queens serían capaces de mejorar la solución interna de Tomás Nido al mismo tiempo que debilitaría a un rival divisional como son los Phillies, sin descartar una alternativa no tan atractiva, pero que tampoco implicaría una inversión tan poderosa, como sería la llegada de Yadier Molina.

El club anda tan interesado por el talento que el propio Alderson ha confesado que se habría hecho con Brad Hand tras el sorprendente proceso que inició Cleveland Indians en los últimos días de haberse concretado la venta del club para entonces y que sólo hubiera supuesto asumir su salario de 10 millones de dólares para 2021.

¿Qué quieres un outfielder que marque diferencias? Ahí tienes a George Springer. ¿Prefieres a un pitcher explosivo para complementar a tu as? Trevor Bauer está en el mercado. ¿Buscas ser creativo en el mercado de traspasos? Francisco Lindor busca nuevo hogar en 2021. Lógicamente, a Marcus Stroman le convence el proyecto de Steve Cohen y le apasiona formar parte de este proyecto.

Eso y que tenga garantizados $18.9 millones para 2021 tras haber decidido no jugar en 2020, que tampoco es un mal plan B.

Lo que es evidente es que los años pasan para todos y nadie es inmune al paso del Tiempo. Por eso es primordial de aprovechar los años de cenit en la carrera deportiva de un Jacob deGrom, que pasa por ser el pitcher más regular y dominante en la MLB, pero que cumplirá 33 años el próximo 19 de junio. Lo mismo se podría decir de Robinson Canó, que llegaría a los 39 años durante la disputa de los playoffs en 2021.

Alguien podría pensar que todos los males de los New York Mets podrán ser solucionados una vez que Steve Cohen ponga un talonario sin límite para cubrir las evidentes necesidades de este equipo a nivel estructural y, si bien disponer de ese músculo económico no va a ser un problema sino más bien todo lo contrario, ese proyecto ganador debe encontrar no sólo ese plantel envidiable para el equipo de las Mayores sino un proyecto sostenible a medio y largo plazo en la que la toma de decisiones (correctas o no) deben correr a cargo de Sandy Alderson y compañía, que no dejan de ser los que realmente saben de esto, en lugar de un dueño que convierta a su equipo en su juguete favorito.

Todo sea para convertir a los Mets en lo que quiere Cohen, que no es ni más ni menos que un equipo icónico y a la mayor brevedad posible.

Newsletter DosUnoSiete

Conviértete en Insider y recibe los mejores contenidos gratis en tu email