NL Comodín 1: Reds vs Braves

Empiezan los playoffs!! Aquí os dejamos una previa del Comodín de la Liga Nacional entre Reds y Braves.

NL Comodín 1: Reds vs Braves

Tanto el texto de los Reds como el de los Braves que vas a leer a continuación han sido publicados en nuestra guía para los playoffs. Puedes descargarla AQUÍ.



CINCINNATI REDS by Álex Carande

Al que le toque jugar contra los Reds en la wild card, le ha tocado bailar con la más fea. 

No creo que sean un gran equipo, pero si uno al que le viene como anillo al dedo el formato de postemporada, y más el susto o muerte que es la primera ronda.

Los Cincinnati Reds han rendido muy por debajo de las expectativas y de las proyecciones. Su ofensiva ha sido paupérrima. Han sido un lineup construido como un puzzle en que las piezas no han terminado de encajar.

Pero se han calentado en el momento adecuado y como he dicho, han jugado por debajo de su nivel real, lo cual sí todo hace click les hace un equipo especialmente peligroso.

Si la temporada regular cuenta, que cuenta, aunque sea una tan atípica como esta, todos nos imaginamos como te puede ganar Cincinnati en una wild card. David Bell puede alinear a sus abridores con descanso regular poniendo en liza a Trevor Bauer, Luis Castillo y Sonny Gray, y eso es un fastidio muy grande para el rival al que enfrenten.

La ofensiva no ha sido la única unidad que no ha rendido al nivel esperado, el bullpen también ha estado decepcionante. Hace dos semanas los Reds estaban seis partidos por debajo del .500. Una de las variables que explica el giro de guión, o mejor dicho la vuelta a la normalidad, es que el bullpen ha empezado a jugar realmente bien.

Y es que no es por falta de piezas. Raisel Iglesias ha dado un paso adelante cuando el equipo le ha necesitado. Pero no ha estado sólo, Lucas Sims, Archie Bradley, Amir Garret y Michael Lorenzen no sólo han dado calidad, sino cantidad de entradas. 

Y es que para el desgraciado al que Cincinnati le toque en la wild card, estos Reds son un regalo envenenado. Sus rivales, con un mejor récord, se pueden ver en una más que probable situación en que su rotación y su bullpen sean peores que la que presenten los Reds.

No todo van a ser problemas para los equipos que tengan que medirse con los de Ohio. Juego con el plural porque me divierte la idea del equipo sorpresa, del que todos estamos hablando.

Las temporadas regulares no son mentira. A nivel defensivo han sido un mal equipo, y la defensa genera WAR y gana partidos. Como he explicado, los Reds son un puzzle con muchos jugadores fuera de posición, o por lo menos no en su posición idónea. Uno de los secretos de los Rays es que intentan ayudar al pelotero y generar situaciones en la que esté cómodo y se puede desarrollar. Esa es parte de su éxito. Los Reds hacen lo contrario.

Hace no tanto Nick Senzel era una de las mejores promesas del béisbol. Un cambio de la tercera base, su posición de siempre, a los jardines cuando dio el salto a las Mayores no es que resultara una gran ayuda para el chaval.

Precisamente la falta de responsabilidad defensiva, su punto débil, ha permitido a Jesse Winker, que ha jugado principalmente como bateador designado, destapar un poquito el tarro de las esencias. Su 146 de wRC+ tiene que ser el primer paso de un bate paciente, sólo un bate, pero uno muy bueno.

Pero acabamos de nombrar a un pelotero que está jugando como bateador designado y mira por donde que Nick Castellanos es otro, pero uno al que los Reds se ha empeñado en poner en los jardines, lo que nos devuelve al puzzle. Castellanos empezó muy bien el año y ayudó a que el hundimiento no fuera aún mayor. El testigo lo ha cogido Mike Moustakas. A los dos se les espera en la postemporada, por oficio y por calidad.

Joey Votto es un jugador en declive. Pero su capacidad de embasarse y su atleticismo hace que sea más tolerable que otros casos con contratos que se firmaron pensando en un pasado y no proyectando a un futuro en el que Votto ha dejado de conectar con autoridad.

Shogo Akiyama se une a Tsutsugo para hacernos entender que la transición del béisbol japonés a la MLB no es sencilla. Ha empezado muy frío, y ha ido poniendo la bola más en juego y bateando para promedio, pero su slugging es ínfimo.

Los Reds son unos sospechosos habituales a la defensiva, excepto en la posición más importante, la de catcher. Tanto Curt Casali como Tacker Barnhart van a sacar todo el jugo a sus pitchers y pueden cumplir con el bate, algo a tener en cuenta en una liga en la que los receptores escasean.

Los Reds no son un lobo con piel de cordero. Todos sabemos que son un gran equipo que ha jugado mal pero que puede generar un contexto que le haga aspirante a todo.

Se han calentado en el momento adecuado y me atrevería a decir que sólo Dodgers y Padres presentan una candidatura más sólida en la Nacional. Lo bonito es que el béisbol me puede demostrar esta semana que no tengo razón, o sí…

 



ATLANTA BRAVES by Fernando Díaz

Atlanta Braves ha conseguido clasificarse para la postseason por medio de su tercer título divisional consecutivo y gracias a ser el equipo más equilibrado en la División Este de la Liga Nacional, pero los tiempos en los que participar en playoffs eran vistos como una experiencia enriquecedora y que bastaba han acabado. La idea es todo o nada o como se dice en inglés “World Series or bust”.

Pocos equipos se han visto más perjudicados por lesiones y similares en este 2020 marcado por el COVID-19 que los del Estado de Georgia. La vuelta de la competición en el mes de julio obligó a la franquicia a parchear una rotación que se perfilaba como uno de los grandes activos del equipo. Pero entre opt-outs (Félix Hernández), lesiones (Cole Hamels por partida doble en marzo y en verano) y una preocupante pérdida de velocidad en la recta de Mike Foltynewicz, la fortaleza pasó a ser debilidad. Más, si cabe, cuando llegó la dramática lesión en el Aquiles de su as en 2019 como fue Mike Soroka, que decía adiós a la temporada después de dos aperturas.

Por suerte, la presente campaña ha sido una revelación para Max Fried. Finalmente todo el potencial terminó convirtiéndose en resultados. Ha firmado una campaña sensacional que le ha llevado a ser aspirante al Cy Young. Armado con una dupla letal entre recta y curva, sin olvidarnos del slider, Fried llegará a playoffs entre algodones tras un percance en el tobillo. Una parte tremenda de las opciones de los Braves pasarán por volver a disfrutar de su mejor versión.

La temporada también ha acelerado la llegada de Ian Anderson, la mayor promesa del club, a las Mayores. Posee una convicción inusual para sus 22 años, algo en lo que se parece a Soroka. Lanza con determinación a los bateadores, usando todos sus envíos con una sabiduría impropia de su juventud y asumirá el segundo puesto en la rotación.

No hay dos sin tres y es que la rotación ha visto recientemente como todo el potencial que atesoraba Kyle Wright parece haber llegado de golpe. Habíamos tendido a olvidarnos muchas veces de que este canterano sólo contaba con 24. Una mayor agresividad y control parecen haberlo convertido en todo lo que deseaba la franquicia.

Para la cuarta y última plaza de una rotación de cuatro, algo imprescindible si se llega a las series de división y más allá, el equipo no podrá contar ni con Soroka ni con Hamels y se verá obligado a improvisar con un starter todavía por determinar o incluso recurrir a un bullpen extraordinario que puede ofrecer muchas entradas de calidad. Como relevo a los abridores son bastiones desde ambos perfiles los zurdos Will Smith, AJ Minter o Tyler Matzek y los diestros Darren O´Day, Chris Martin, Shane Greene o el closer Mark Melancon. 

Pero lo mejor está por llegar y es que a una rotación plagada de juventud e inexperiencia puede acudir al rescate, como ha ocurrido durante gran parte del año, el mejor ataque de toda la Liga Nacional. Un lineup con varios candidatos al MVP y capaz de conectar line drives de calidad constantemente, disciplina en el plate y capacidad atlética para desequilibrar los encuentros.

Aunque todo empieza con la energía que aporta Ronald Acuña Jr., la presencia de Freddie Freeman, Marcell Ozuna y Travis d´Arnaud es un suplicio para los rivales. Sensación que se ha visto aún más reforzada por el tórrido regreso de Ozzie Albies de su lesión. 

Estamos ante un lineup en el que no hay descanso posible de principio a fin y en el que la pegada de Adam Duvall o Autin Riley y la profesionalidad de Nick Markakis le da el equilibrio justo que necesita el mánager Brian Snitker. El dirigente de los Braves ha hecho un trabajo de encaje de bolillos que bien se merecería un reconocimiento en forma de galardón como el mejor de la Liga Nacional, premio que con casi toda probabilidad se llevará Don Mattingly.

Los Braves llevan sin superar una ronda de playoffs desde 2001 y aunque no tienen nada que ver con las decepciones de otras versiones del club, poseen los intangibles básicos para dar un paso al frente y posicionarse como máximo rival de unos Dodgers que son el mejor equipo del circuito junior…pero ya sabemos que los playoffs en la MLB son imprevisibles, ¿verdad?

 

 

Newsletter DosUnoSiete

Conviértete en Insider y recibe los mejores contenidos gratis en tu email