Luis Castillo será el próximo Cy Young dominicano

El dominicano de los Reds aspira a todo. Luis Castillo, armado con uno de los mejores cambios de la MLB, podría ser el próximo latino en ganar el Cy Young.

Luis castillo será el próximo Cy Young dominicano

En 1997 Pedro Martinez se convertía en el primer lanzador dominicano (y segundo latino tras Fernando Valenzuela en 1981) en hacerse con el premio Cy Young. Pedro sería capaz de repetir el éxito en 1999 y 2000, mientras que su compatriota Bartolo Colón se haría con el título en 2005. El venezolano Johan Santana alcanzaría el galardón en dos ocasiones (2004 y 2006). Un jovencísimo Félix Hernández cerraría una década dorada para el pitcheo latino al agenciarse el premio en 2010. Una década en la que vimos a Liván y El Duque Hernández, a Mariano Rivera, a Francisco Rodriguez o a Carlos Zambrano… Desde King Felix ningún latino se ha hecho con el Cy Young, pero Luis Castillo nos da motivos para creer.

Castillo debutó en Grandes Ligas en 2017. Lo hizo con los Cincinnati Reds cuando tenía 24 años. Fue un debut ilusionante para un equipo en plena reconstrucción y necesitado de pitcheo. El diestro acumuló 15 aperturas, dejó su efectividad en 3.12 y llegó a los 98 ponches. Al año siguiente Castillo ya formó parte de la rotación de los Rojos. Sufrió eso que llaman el sophomore slump pero logró superar las 150 entradas y llegar a las 31 aperturas.

La pasada campaña fue la de su confirmación. En 2019 Castillo se convirtió en uno de los lanzadores jóvenes más excitantes de la liga. Fue el abridor de los Reds en el Opening Day, participó en el Juego de las Estrellas y durante la primera parte de la competición fue uno de los abridores más dominantes del Viejo Circuito.

El camino no fue fácil.

El éxito de Castillo es la demostración de que en ocasiones, eso que los scouts llaman el make up, es tan importante como las habilidades físicas. Castillo tuvo dificultades para firmar con una organización de Grandes Ligas. En 2011, cuando tenía 18 años, apenas rozaba las 90 millas con su recta. Los Marlins y los Cubs le vieron en diferentes prácticas sin apreciar nada especial en él. Finalmente, fueron los Giants los que le ofrecieron firmar por $15.ooo.

Su carrera en las Menores estuvo marcada por los traspasos. Poco importó que sus números siempre fueran buenos (un ERA de 2.66). Paso de Giants a Marlins, luego a Padres para acabar volviendo a Miami y finalmente Cincinnati en enero de 2017. Este último traspaso llama especialmente la atención. Los Marlins decidieron incluirlo en el roster de 40 para protegerlo del draft de regla 5, pero luego le acabaron traspasando. Eran pocos los analistas que le veían como el gran pitcher en que parece que se convertirá.

Castillo nunca figuró entre los novatos más ilusionantes de ninguna organización. Siempre estuvo por debajo del radar, en parte por su dificultad para lograr ponches. Los Giants le vieron más como un relevista que como un abridor, duda que existió hasta poco antes de su debut. Esto decían de él en Minor League Ball en enero de 2017: «resulta atractivo debido a una bola rápida que se mueve en las 95-100 MPH; el slider y el cambio son inconsistentes, por eso logra tan pocos ponches para un lanzador que tira tan duro; no está claro si será abridor o relevista, eso dependerá de lo que suceda con su cambio.»

Un repertorio en el que brilla el cambio.

Y lo que sucedió es que su cambio se convirtió en uno de los mejores lanzamientos de las Mayores. Y con ese lanzamiento como la joya de la corona de su repertorio, Castillo se estableció como una abridor con un futuro muy prometedor por delante.

Cuando debutó en 2017 su principal lanzamiento era la recta. En el 60% de las ocasiones utilizaba bolas rápidas de 4 costuras o sinkers. A pesar de ser capaz de localizarlas en las 97 millas el poco movimiento y el abuso las hacía fáciles de batear. La poca confianza en su stuff secundario le convertían en un tipo predecible. Uno de esos lanzadores que siempre recurre a la recta cuando está en problemas.

En 2018, su primer año completo en la rotación de los Rojos de Cincinnati, vimos ajustes muy interesantes en su arsenal. La utilización de la recta fue disminuyendo y poco a poco fue adquiriendo mayor confianza en su cambio y su slider. En agosto del 2018 ya vimos como usaba más la changeup que la bola rápida. En septiembre Castillo insistió y acumuló un ERA de 1.09 en las 33 entradas que lanzó.Luis Castillo y su repertorio dominado por el cambio.El dominicano inició el 2019 con el convencimiento de que su éxito en la Gran Carpa dependía de su repertorio secundario, y en espacial de su cambio. Lo convirtió en su pitch principal. Le agarró confianza y demostró tener mucho más control. Esto le ayudo de una manera sustancial contra los bates zurdos.

En 2018 Luis Castillo se defendió bien ante los diestros (wOBA de .256), pero sufrió contra los zurdos (wOBA de .373). Su cambio resultaba un arma perfecta, pero no conseguía que rompiera tan abajo y afuera como era necesario. En muchos casos se le quedaba colgando en medio de la zona de strike y se la destrozaban.

El ganar control le permitió localizarlo mucho mejor. Más abajo y muy en el exterior. Los bateadores lo perseguían pero no lo encontraban. Los zurdos batearon su cambio con un slugging y un ISO de .382 y .167 respectivamente en 2018 (cifras buenas), pero en 2019 Castillo redujo esos números a casi la mitad. Los zurdos hacían swing-and-miss contra su cambio en un 48% de las ocasiones. Además, cuando lograban poner la bola en juego lo único que conseguían en un 60% de las ocasiones eran batazos rodados.

Localización del cambio de Luis Castillo vs bates zurdos.

La confianza en el lanzamiento hizo que Castillo se atreviera a ejecutarlo también contra bateadores derechos. De esta manera los diestros deben esperar del abridor una recta arriba, una slider abajo y afuera o un cambio dentro, algo muy poco habitual (si no rompe te la van a sacar del estadio) que solo pitchers con una changeup de primer nivel se atreven a hacer. A día de hoy el cambio de Castillo lo es. Es un lanzamiento que está en la misma liga que la bola rápida de Gerrit Cole o la slider de Jacob deGrom.

¿Cómo te ataca Luis Castillo?

Su arsenal se compone de cuatro lanzamientos: ese cambio espectacular (88 mph) del que ya hemos hablado y que tiene más movimiento lateral que caída, un recta de cuatro costuras (97 mph), una slider (85 mph) y una sinker (96 mph). En su primer año abusó de las rectas, pero poco a poco ha aprendido a mezclar más sus lanzamientos.

Lo normal es que te abra con la recta, sobretodo la primera vez en el orden. No las localiza en la parte alta de la zona de strike con la misma obsesión enfermiza que otros lanzadores. De hecho, sigue confiando bastante en la sinker abajo, algo muy en desuso debido a la famosa fly ball revolution. Ante los derechos localiza su bola rápida de cuatro costuras muy en el exterior, mientras que a los zurdos sí que se las eleva un poco más. ¿Por qué? Porque la zona exterior contra zurdos la guarda para su cambio.

Si eres zurdo y Castillo se pone por delante en el conteo va a ir a por ti con el cambio y lo vas a tener crudo. Bolas afuera y abajo. Los zurdos le batearon para .137 de promedio y con muy poco poder. Lo normal es que te ponche o en el mejor de los casos que pegues un batazo débil y te saquen en primera. 

Ante bates diestros el abanico de posibilidades aumenta. La ortodoxia nos dice que debería ir  con una backdoor slider, y de hecho es algo a lo que recurre con mucha frecuencia. Pero ya hemos dicho que la confianza que tiene en su cambio hace que se atreva a ejecutarlo dentro y abajo contra derechos. Esto se debe a que es capaz de tunnelizarlo muy bien con una sinker que también localiza abajo y dentro. El tema es que el cambio te viene a 86 millas y la sinker a 96.  En menor medida también recurre a bolas rápidas arriba o afuera.

Lo que está claro es que para terminarte, cuando tenga dos strikes a su favor, va ir a por ti con la changeup. Seas zurdo o seas diestros. A los zurdos afuera, a los diestros dentro. Al igual que a Pedro, ese es el lanzamiento que lo convierte en un pitcher especial.

luis castillo

 

Newsletter DosUnoSiete

Conviértete en Insider y recibe los mejores contenidos gratis en tu email