Los Yankees apuestan por el método científico. El desarrollo de jugadores

La apuesta de Cashman por un cambio en la filosofía de desarrollo de los jugadores era totalmente necesaria para su supervivencia, porque la revolución analítica no ha sido suficiente para que los Yankees vuelvan a ganar las Series Mundiales.

Los Yankees apuestan por el método científico. El desarrollo de jugadores

Los Yankees apostaron por el método cientifico con mentalidad de Startup, pero la mayoría de esas empresas innovadoras mueren antes de haber empezado a andar. El error para mí, con toda humildad, es que los Yankees están en el medio de la nada, sin una personalidad propia y copiando modelos de otros equipos. Los Dodgers y los Rays han sido capaces de ir un paso por delante…


[10:25 a 16:09] Cashman responde Marly Rivera en relación a ser eliminados por los Rays y las implicaciones a nivel de payroll y de modelo de franquicia.


Billy Eppler, que fue mano derecha de Cashman, sostiene que la revolución analítica es un proceso que solo tiene sentido si pasa a formar parte de la cultura de la organización. Hemos analizado en profundidad el cambio de la organización a nivel analítico, pero es un camino incompleto que no ha traído los resultados esperados a nivel deportivo.

Y como la explicación más sencilla suele ser la que es, este cambio se justifica en la búsqueda de la supervivencia del gerente general a pesar de los continuados fracasos en un club que se mueve en la misma esfera que el Real Madrid de fútbol, el cortoplacismo más absoluto.

La siguiente revolución en el béisbol post-moneyball ha sido la apuesta por el desarrollo de los jugadores como medio para crear valor en las organizaciones. Podemos hablar en términos empresariales como una apuesta en la formación de los recursos humanos para no tener que ir al mercado a fichar profesionales (jugadores) más caros.

Cashman probablemente no es el mejor gerente general en nada, ni pretende serlo. Pero es muy bueno reconociendo talento gerencial y dejándole trabajar, lo cual le ha permitido sobrevivir a diez años de fracasos en el Bronx. Como reconoce abiertamente Billy Beane, si organizaciones con recursos ilimitados como Dodgers y Yankees  invierten en mejorar sus procesos, el resto del béisbol está en un serio problema.

Los Dodgers lo han puesto de manifiesto mucho más allá de lo que significa ganar unas Series Mundiales. Existe un sentimiento unánime en la liga:


El Friedman Way es la nueva fórmula secreta, una figura gerencial que  ha sido capaz de llevar un paso más allá eso del humanismo más allá del excel. Que por otro lado, y personificado en la figura de Theo Epstein, fue el primer gran reto que se interpuso en el camino de Brian Cashman.


En este artículo voy a desgranar las figuras que encarnan el proceso de cambio en cuanto al desarrollo de jugadores en los Yankees. Una apuesta clara por la tecnología y que ha puesto a los neoyorquinos a la vanguardia. Pero por el camino han quedado figuras relevantes de la organización como Larry Rothchild, David Borrel y una auténtica revolución en todos los coach de las menores, con un claro objetivo de mejora.

Cadáveres en el camino, decisiones duras de Cashman que demuestran que es un socio de negocio de los Steinbrenner más que un gerente general al uso. La parte más importante del cambio que quería implementar se ha visto seriamente dañado por el contexto que ha creado el COVID, por lo que el año que viene se antoja clave para entender si de verdad los Yankees han tomado la delantera en cuanto al desarrollo de jugadores.

 

 

Gary Denbo el hombre que arreglo el swing de Jeter

Los Yankees empezaron a ser más eficientes en la utilización de sus recursos en términos de analítica y procesos con la creación de sus propios sistemas de evaluación, pero el desarrollo de los jugadores del farm system había sido desastroso y estaban sufriendo el efecto 2000 en sus granjas. Mark Newman era el centro de todas las críticas y con todo el sentido.

Me explicó, su contribución a la dinastía de los Yankees le convierten en uno de los principales protagonistas de la última etapa gloriosa de los Yankees y el recientemente fallecido Newman es un hombre de béisbol con excelente trato con los jugadores y un activo muy valioso de la franquicia. Pero en un momento todo cambio en el béisbol y de la mano de Theo Epstein o Billy Beane, los Yankees se vieron totalmente sobrepasados y superados por nuevas ideas que llegaron para quedarse.

En 2014 Cashman decide poner a Gary Denbo como responsable de las granjas. Un reconocido hitting coach, imbuido por el espíritu ganador de la organización y responsable de un ajuste mecánico en el swing inside-out de Derek Jeter que fue clave en la carrera del campocorto.

Gary Dembo, ahora en Miami, tiene una personalidad autoritaria y un nivel exigencia desmedido. Pero los resultados son incuestionables.  Implementó el Capitain’s camp como un instrumento de transmisión de los valores ganadores de la organización y fue fundamental en reconducir al descarriado Gary Sanchez y en el desarrollo de los Baby Bombers, Judge, Severino y el core joven que ha permitido la ventana competitiva actual.

Posiblemente parte de los éxitos recientes de los Marlins y de los cambios en la gerencia que han culminado con la contratación de Kim Ng, son el reflejo de una exigencia aprendida por el eterno capitán de los New York Yankees y podemos decir que Dembo es el máximo reflejo del makeup como condición, que la verdad no sé si es la mejor filosofía, pero es la de los Yankees.

No se puede entender el roster actual de los Yankees  sin el trabajo de Gary Denbo y no sólo por el core de jugadores de sobra conocidos, sino por colocar al farm system muy arriba en términos profundidad. Un proceso que permitió que Ninja Cashman obrara su magia y los Yankees adquirieran piezas interesantes vía traspaso. Para una economía sostenible en el marco del actual convenio, unas granjas bien cuidadas han sido claves.

Equipos que han desarrollado más valor en las menores.

Fuente: drivelinebaseball.com | Equipos que han desarrollado más valor con el desarrollo de jugadores en sus ligas menores

El heredero de Denbo ha sido Kevin Reese, una promoción interna habitual en los Yankees que dan importancia al conocimiento de la organización.  Reese de un perfil más bajo que Denbo, seguro que tiene menos enemigos en casa, pero asignaturas pendientes como el desarrollo de pitcheo abridor o la pitch recognition de los bateadores. Para ello se han añadido otras piezas al puzzle.

Matt Blake y el valor del pitcheo abridor

La no continuidad de Larry Rothschild sólo es la punta del iceberg de una completa remodelación en la organización en términos de pitcheo  y  un cambio de paradigma en lo que se le pide a un pitching coach en la MLB hoy en día.

Matt Blake quien es y que le hace especial. Pues es una buena pregunta, porque un licenciado en filosofía y psicología no parece el curriculum que te piden para el puesto. Lo más sorprendente es que en cierto modo, parece parte de su plan de vida para llegar a donde ha llegado, haciendo de la tecnología, pero sobre todo de sus habilidades comunicativas el medio para conseguirlo.

¿Pero quién es Matt Blake en el mundo del pitcheo y porque ha acabado a los mandos de un Ferrari?

Con experiencia en la parte privada de negocio del desarrollo de jugadores, donde se forman aquellos que llegan a este mundo desde la ciencia, no por el hecho de haber jugado. Cressey Sports Performance, el gurú de la preparación de los jugadores de beisbol fue primer campo de experimentación. Este centro de entrenamiento era muy popular entre los jugadores de los Indians, lo cual acabó con Blake en Cleveland y podemos de decir que su trabajo con Clevinger o Bieber le puso en el escaparate.

La falta de experiencia en partido rápidamente va a aparecer y es cierto que en esta temporada atípica se puede notar esa falta de rodaje.  Por ahora da la sensación de que Boone va tarde en sus decisiones, pero hay que tener en cuenta planes de partido en los que los jugadores tienen limitaciones de lanzamientos y el tema lesiones tiene a todos los equipos contra la pared.

Individualización, conocer al jugador y trabajar en un plan de mejora consensuado. El juego ha evolucionado hacia la información. Pero la información justa y necesaria que puede ayudar,  no abrumar, en detrimento de la experiencia y el story telling del pasado. Matt Blake ha sido fundamental en el desarrollo de jugadores cuyo punto de partida no puede ser más distinto.

Los números de Bieber en las menores eran fantásticos; pero Blake sabía que su plan de partido era limitado y que no podía tener éxito en la mayores a base de two seamers y sliders. El desarrollo de un cambio que le permitiera eliminar bateadores zurdos fue el paso clave en la carrera del lanzador, que ya estaba cerca del gran circo, pero con el que Cleveland tenía dudas. La idea de desarrollar un lanzamiento a nivel MLB hubiera complicado todo mucho.

«Confiar en su cambio en partido dañó sus estadísticas a corto plazo, pero le permitió tener éxito muy pronto al máximo nivel».

Bieber destaca la capacidad de Matt Blake para abrirte los ojos con los analytics y en un pitcher que no se basa en la velocidad puede ser de gran utilidad para desarrollar el comando de sus lanzamientos. ¿Por qué?


Porque el aspecto mental no sale en lo datos, pero la autoconciencia de entender lo que estas haciendo construye la confianza y hay que generar un equilibrio entre que un lanzamiento sea teóricamente bueno y que el jugador lo lance con dominio es situaciones de partido difíciles.


Matt Blake había rechazado oportunidades similares en el pasado por no sentirse preparado. Debe ser difícil decir que no a los Yankees ($). Pero hay otro aspecto importante. Cuando trabajas en el player development eres un medio, un instrumento de mejora que otros canalizan, pero te falta el día a día de competición, la química de las grandes luces.

Sam Briend y la llegada de Driveline a los Yankees

Para ilustrar lo que puede aportar la llegada de Sam Briend a los Yankees os dejo la conversación que mantuve al respecto con Marcelo Alfonsín, coordinador de pitcheo de la Selección Argentina de béisbol y Entrenador Jefe de Vélez.


¿Qué puede aportar Sam Briend a los Yankees en relación a un coach más tradicional como Rothschild?

Los Yankees contrataron a Sam Briend como coordinador de pitcheo, dejando de lado a Larry Rothschild, quien ocupó el cargo entre 2011 y 2019.

A decir verdad, los numeros de Rotschild si bien fueron decentes al principio, en la ultima temporada no fueron buenos. Un ERA de 4.56 teniendo uno de los mejores bullpens de las grandes ligas.

Las lesiones, las pocas salidas de calidad de los abridores, la carga añadida a los relevos por los pocos innings que lanzaron los abridores, la falta de control, la imposibilidad de desarrollar pitcheos secundarios, probablemente todas sean las razones por las cuales los Yankees decidieron cambiar por alguien como Sam Briend.

Los Yankees ya venían en camino de adoptar un modelo más tecnológico y analítico, sumando tecnologías como Trackman en sus equipos de Ligas Menores, pero faltaba un eslabón en la cadena: alguien que pueda tomar la información de esa tecnología y traducírsela a un jugador. Y para eso los Yankees fueron hasta Driveline para conseguir a Sam Briend.

La idea de los Yankees es tener a Sam trabajando con sus talentos de Ligas Menores, traduciendo la información que proviene de los sistemas de rastreo, como Trackman y Rapsodo, y llevando la información a los jugadores para que puedan hacer ajustes en competencia que les permitan ser mas exitosos, potenciando el enorme talento de los jóvenes lanzadores prospectos de los Yankees.

Los Yankees han luchado con 3 temas esenciales en temas de pitcheo durante estos años:

  • Lesiones
  • Control
  • Pitcheos secundarios

Muchos prospectos han fallado y no han dado la talla por culpa de algunos de estos tópicos (Nova, Betances, Domingo Acevedo, Green).

Sam Briend era la mejor opción para los Yankees porque es una persona que puede cubrir estos tres huecos, y ayudarlos a mejorar el pitcheo en el talento de casa.

Sam tiene experiencia en dos áreas claves, que son prevención de lesiones y pitch design. Tiene un muy buen entendimiento de la kinesiología y la anatomía del pitcheo. En su cargo como Lead Floor Trainer, una de sus responsabilidades era mantener a los jugadores saludables al mismo tiempo que mejoraban sus habilidades. Esto es una estampa de Driveline. De nada sirve aumentarle a un pitcher ocho millas si esto le va a costar una lesión en el futuro cercano. Su conocimiento en el tema debería ayudarle a los Yankees a reducir el numero de lesiones y sobre todo las lesiones que requieran intervención quirúrgica, y también puede aportar a reducir el tiempo de recuperación de los pitchers que terminan en la lista de lesionados.

El otro aspecto donde Sam Briend puede aportar muchísimo es pitch design. Se puede decir que Sam Briend y Eric Jager prácticamente inventaron el término pitch design. Su conocimiento del tema es tan bueno que Rapsodo les envió su unidad 2.0 para que ellos hagan el Beta testing. Conocen y comprenden muy bien cuales son los pitcheos que juegan mejor con la recta de cada pitcher, saben cuales son los cambios que deben hacer los pitchers en sus grips, en sus ángulos de lanzamiento como para lograr mayor movimiento, mayor eficiencia en sus secundarios.

Una aspecto diferencial, no es comprar la tecnología, es saber usarla. Comunicar de forma eficaz al jugador y ayudarle a mejorar. Esto es lo que los Yankees buscaron cuando trajeron a Sam Briend de Driveline.


Tanner Swanson y una apuesta clara por Gary Sanchez

En un mundo dominado por la incertidumbre pocas cosas han causado más discusiones en la esfera de los Yankees que la defensa de Gary Sanchez. Por eso, la contratación de Tanner Swanson para que obre su magia. La que mima que convirtió a Mitch Garver de los Twins en un buen catcher defensivo, hablamos de una misión imposible.

No voy a profundizar mucho en aspectos técnicos, porque es un tema que vamos a trabajar en profundidad en otro artículo. Pero el aspecto que impresionó a los Yankees de Swanson es su metodología innovadora, en la que la prioridad es el framing, lo cual si lo pensamos bien tiene una incidencia directa en el FIP de los pitchers y en todo aquello que es más controlable en partido.

“La idea es como crear strikes, y sobre todo como conseguir que los strikes lo sean realmente”.

La falta de sesgos del pasado, el no pretender enseñar lo que a él le han enseñado, es la clave de porque esta trabajando con los Yankees.

Conseguir que el catcher aprenda a bloquear y lanzar bien desde su mejor posición para recibir, que le permita impactar el juego en términos de framing y no al revés, que es la idea tradicional.

Veremos si funciona, porque el nivel de presión con la que convive Sanchez es muy grande y no favorece precisamente el aprender sobre la marcha. Los Yankees han apostado siempre por Gary y lo van a hacer hasta el momento que tengan que tomar la decisión de darle un contrato importante. Pero la organización tiene claro que es más probable generar valor desde un bate diferencial trabajando en su defensa y por ahora el WAR/$ es el criterio.


La desastrosa temporada a la ofensiva de Gary Sánchez, ha tapado sus evidente progresión a la defensiva


Cressey la salud es lo que importa

Los Yankees lavaron en casa los trapos sucios de una situación que no puedes achacar sólo a la mala suerte. La situación a nivel económico- deportivo que se vivió el año pasado fue bonita, pero inaceptable. Todo esto nos lo explica con detenimiento José Manuel de la cuenta @MQ27Outs en un artículo en el que pone contexto a una temporada que sólo acabo bien por el gran trabajo del departamento de analistas de los Yankees y en cierto modo porque en la moneda salió cara.

Eric Cressey es un gurú de la preparación, con centros deportivos frecuentados por la estrellas, pero que rompe totalmente con los estereotipos y es una absoluta referencia en el sector en cuanto creación de contenido de calidad.

Puede sonar frívolo, pero la gente de dineros que depende de su cuerpo como herramienta de trabajo tiene a Cressey como su guardián y me parece una decisión acertada confiar en él como responsable de, y lo pongo tal cual porque no me parece sencillo traducir la idea y confío en tu criterio: «The Yankees have hired performance coach Eric Cressey to oversee their training and strength/conditioning departments».

¿Por qué?

Porque achacar a la mala suerte y disfrutar de la historia de la cenicienta del «next man up» me parece ventajista e insostenible en el tiempo. 2020 se ha encargado de demostrarlo.

Tan importante es desarrollar a tus jugadores bien, encontrar valor en los desconocidos de Cuatro A, como maximizar el valor en el campo de los contratos que firmas. De poco sirve firmar a Gerrit Cole sino se mantiene saludable y evidentemente hay muchos factores que pueden acabar en una lesión, pero lo inteligente es minimizarlos.

Siguiendo las directrices de Creseey hemos disfrutado de una versión más afinada en el tren superior de Judge y Stanton. Durante dos semanas hemos visto al «Glasscarlo» más saludable y con más pinta de MVP que se ha podido ver en New York y por eso ha resultado especialmente dolorosa su lesión.

Podemos decir que este primer año, tan atípico no ha sido un paso adelante. Pero también conviene entender que los cambios necesitan tiempo y que el contexto de esta temporada ha sido absurdamente difícil.

¿Cómo Cashman se convirtió en intocable?

Cashman ha generado barreras de entrada tan notables, que le han permitido sobrevivir a sonoros fracasos sin percepción de desgaste y esto en términos Yankees es inaudito.

El cambio en la cultura de la organización empezó con la apuesta por la analítica como principal fuente en la toma de decisiones, pero ha culminado con la segunda revolución imperante en el béisbol post Moneyball: el player development.

En este imperio del mal capitaneado por Luhnow, no creo que haya muchos libres de pecado y Cashman tiene varios ases en la manga que le han permitido modernizar la organización, pero sobre todo crear a los Steinbrenner una dependencia absoluta del GM cómo ideólogo de lo que se cuece en el Bronx.

Sus artes oscuras en la comunicación de los fracasos son magia en un club dominado por el más absoluto cortoplacismo en el que sobrevivir a la derrota es misión imposible.20.

Newsletter DosUnoSiete

Conviértete en Insider y recibe los mejores contenidos gratis en tu email