Hunter Renfroe: una firma made in Bloom

Poder y versatilidad a bajo coste. Eso es lo que aporta a Hunter Renfroe, el primer "gran" fichaje de Chaim Bloom.

El 26 de febrero de 2018 los Medias Rojas se hacían con uno de los agentes libres más deseados del mercado. El jardinero/bateador designado J.D.Martinez llegaba a Boston a cambio de $110 millones y cinco años. Una contratación made in Dombrowski (por entonces gerente general de Boston). Una bestia ofensiva destinada a ocupar el vacío dejado dos años antes por David Ortiz.

Tres años después, y con Chaim Bloom, a los mandos, los Medias Rojas firman a Hunter Renfroe. Una contratación muy distinta a la de Martinez que pone de manifiesto el modelo por el que va a apostar la franquicia en las próximas temporadas.

Renfroe es un pelotero que muy de primeras guarda ciertas similitudes con Martinez. Ambos son bateadores diestros que encuentran en el poder su mayor fortaleza. Si rascamos un poco más (y no le estoy descubriendo nada a nadie) vemos que Martinez es un bate mucho más completo: disciplina, contacto, análisis… Renfroe, por contra, es uno de esos peloteros que se mueve en el binomio del béisbol moderno: cuadrangular o ponche.

No obstante, Renfroe aporta una versatilidad que Martinez no tiene. El recién llegado es un defensor correcto en los jardines laterales con lo necesario para cumplir en el rol de bateador designado (especialmente contra lanzadores zurdos). Martinez es un jugador unidimensional que trasmite muchas inseguridades con el guante. Desde que llegó a Boston se ha convertido en un DH de manual (248 partidos como DH frente a 101 como jardinero).

La otra gran diferencia está en el salario. Ya hemos dicho que la contratación de Martinez tuvo cifras multimillonarias. Renfroe, en cambio, llega por la puerta de atrás. Después de haber sido cortado por los Rays y a cambio de $3.1 millones.

Un fichaje menor que no hace que nadie en la Red Sox Nation esté dando saltos de alegría y que sin embargo dota al roster de una versatilidad y un fondo de armario del que se ha adolecido en los últimos años.

En estos momentos, y aún con muchos movimientos pendientes, Hunter Renfroe es el jardinero derecho titular de los Medias Rojas. Alex Verdugo ocuparía  la posición de Jackie Bradley en el central mientras que Andrew Benintendi seria el encargado de patrullar la zona izquierda. ¿Será este el outfield titular en 2021? Parece difícil.


Te puede interesar: Lance Lynn a los White Sox


El propio Chaim Bloom ha dicho que además de un segunda base y pitcheo abridor sigue buscando refuerzos para los jardines. De los tres nombres mencionados, Verdugo parece el único con una plaza fija. Renfroe, por su parte, parece destinado a ser un jugador importante, pero de rol.

Su buen desempeño ante lanzadores zurdos (wRC+ de 137) y sus problemas frente a derechos (wRC+ de 87) le convierten en un candidato idóneo para un platoon. Si a esta ecuación le introducimos la variable Benintendi (wRC+ de 115 ante derechos y 84 ante zurdos) nos encontramos con un combo muy interesante.

Es cierto que la esperanzas puestas en Benintendi eran muchas. Sería una decepción que acabase convertido en un bateador de platoon. No obstante, no parece una mala idea quitarle cierta responsabilidad y esperar a que poco a poco vaya recuperando una confianza que ha perdido en la última temporada y media. Renfroe puede ayudar a que eso suceda.

Lo que más ilusiona del recién llegado es su poder. Renfroe es un jugador que no ha terminado de afianzarse en la liga, que ha jugado como local en dos estadios (Petco Park y Tropicana Field) que son favorables para los lanzadores y que aún así se las ha apañado para acumular 97 cuadrangulares en 1589 apariciones al plato. Lo que supone aproximadamente un home run cada 15 apariciones al plato (¿cuatro/cinco partidos?). Un promedio idéntico al de Aaron Judge.

Renfroe es un bateador diestro con una tendencia muy marcada a batear a su lado natural, es decir hacía el área defendida por el tercera base y el jardiero izquierdo. De hecho, 63 de sus cuadrangulares han sido por esa zona. Eso hace que Fenway se le ajuste como anillo al dedo. El estadio de Boston cuenta con el exterior izquierdo más corto de las Mayores, lo que podría ayudar a que Renfroe pegará con todavía más poder que en campañas anteriores.

Hunter Renfroe: una firma made in Bloom

Fuente: Baseball Savant

En la gráfica anterior vemos los home runs (en rosa) y los fly outs (en gris) de Hunter Renfroe en el total de su carrera pero superpuestos sobre las dimensiones de Fenway. Se ve muy fácilmente que muchos puntos grises (atrapadas de los jardineros) hubiesen acabado en las gradas de haber jugado en Boston. Aunque hay que tener en cuenta la altura del Monstruo Verde y ser consciente de que alguno de sus cuadrangulares hubieran impactado contra el mismo convirtiéndose es simples sencillos o dobles. No es una aproximación demasiado científica, pero la sensación es que habría pegado algún que otro bambinazo más de haberse desempeñado como local en Boston.

El 2020 no fue fácil para él. De hecho, firmó la temporada más floja de su carrera. Si bien es cierto que no solo llegó a un equipo nuevo, sino que tuvo que lidiar con todo el tema de la campaña acortada por el COVID-19. Renfroe vio como su ISO (.238) y su BABIP (.141) se derrumbaban. Su porcentaje de contactos duros y su exit velocity promedio se mantuvieron estables. Sus problemas  vinieron por launch angles demasiado pronunciados. Renfroe hizo muchos contactos en ángulos por encima de los 35º, lo que se traduce en globos que agarran mucha altura pero no recorren la distancia suficiente y acaban siendo atrapadas fáciles para los jardineros. Tanto la disminución en su Barrel% como en su Sweet Spot% sirven para reforzar lo explicado anteriormente.

Hunter Renfroe: una firma made in Bloom

Hunter Renfroe en Statcast. Fuente: Baseball Savant.

No resulta descabellado pensar que con los ajustes adecuados Renfore recuperará su mejor versión. Aquella que vimos en San Diego entre 2017 y 2019. Un jardinero con poder y una defensa aseada que puede ser un suplente serio y versátil en un buen equipo y un titular en una plantilla media. Una firma made in Bloom que puede sacarle mucho partido al Monstruo Verde…

Newsletter DosUnoSiete

Conviértete en Insider y recibe los mejores contenidos gratis en tu email