El traspaso por Lance Lynn es una declaración de intenciones de los White Sox

La operación orquestada por el veterano pitcher de los Rangers les sitúa como uno de los equipos más atractivos de 2021. Lance Lynn no es la única novedad, Adam Eaton también llega a los White Sox.

lance lynn

Si hay alguna conclusión que sacar de este 2020 que está dando sus últimas bocanadas en el contexto de la Major League Baseball es que uno de los clubes en alza y que despierta un enorme interés tanto si eres como si no seguidor suyo responde al nombre de Chicago y se les conoce popularmente como los White Sox.

Gracias al excelente trabajo desde la gerencia a cargo de Rick Hahn, los South Siders de la Ciudad del Viento han conseguido acabar con una sequía en postemporada que se remontaba a 2008, cuando Ozzie Guillén mandaba en el dugout y gran parte de la rotación y de los jugadores más representativos de aquella época intentaban repetir el éxito de tres años, imponiéndose por la vía rápida a los Houston Astros en las World Series para finalizar 88 años de sinsabores.

Pero aunque reeditar ese triunfo era muy complicado por entonces, lo era este año y volverá a serlo en 2021. La verdad es que los mimbres para un proyecto ilusionante que ya ha saboreado (y padecido) las exigencias que suponen los playoffs acaban de conseguir un rotundo espaldarazo de cara a un año que viene que ya tarda en llegar para todos los amantes del pasatiempo nacional.

El traspaso por uno de los starters más regulares de las Mayores y uno de los potenciales ases que estaban en el mercado ha sido la clase de operación que va a ilusionar a la parroquia de Illinois… o al menos a la zona Sur de la ciudad, porque en el Norte no está muy claro qué credenciales van a presentar para la próxima campaña.


Escucha la actualidad de la MLB en 217 Baseball Pod


Pese a que su figura puede pasar un poco desapercibida al aficionado medio que se maravilla con lo que Jacob deGrom, Gerrit Cole, Max Scherzer, Clayton Kershaw o valores en ascenso como Shane Bieber, Walker Buehler o Max Fried hacen sobre el montículo, lo cierto es que Lance Lynn no ha hecho otra cosa que rendir a un altísimo nivel y se puede argumentar que sólo ha habido un pitcher más valioso vía WAR según Baseball Reference en las últimas dos temporadas que el fornido oriundo de Indianapolis y es la estrella de los Mets, que cuenta con un Cy Young en su haber durante ese período de tiempo y que es la clase de reconocimientos de los que carece el nuevo miembro de la rotación de los White Sox, que se limita a hacer una labor excepcional cada cinco días con su equipo.

La llegada de Lance Lynn ha sido una jugada maestra por parte de Hahn puesto que un lanzador estrella de este calibre que te cobre 8 millones de dólares para el año que viene es una ganga mientras que otros pitchers más discretos y con menos pedigrí como Drew Smyly va a percibir $11 millones mientras que Marcus Stroman y Kevin Gausman llegarán hasta los 18.9 millones vía oferta calificada.

Pero las buenas noticias no acaban ahí puesto que el coste en forma de promesas ha sido bastante limitado, con sólo una que figure entre el Top 10 de la organización como es el novato Dane Dunning, un rookie de 26 años que se ha estrenado en 2020 y que no es ni por asomo el nivel de compensación acorde a un jugador del calibre de Lance Lynn, por mucho que tenga 34 años y que sea agente libre al término de la temporada que viene. Normal que Lucas Giolito le haga ojitos…

De esta manera, los White Sox han demostrado que vienen a dar guerra en su división y por extensión en la Liga Americana porque ya se mostraron activos en la contratación de Manny Machado antes de que éste eligiese a otro proyecto ilusionante como son los Padres, pero que la llegada de Grandal durante la anterior offseason demostró que venían con ganas y dispuestos a gastarse el dinero, que es más crucial si cabe en estos tiempos de incertidumbre que campan a sus anchas en las Grandes Ligas.

Una cosa es evidente y es que sólo con la presencia de Lance Lynn no va a ser suficiente para desbancar a las otras potencias del circuito junior por muy buena pinta que tenga esa rotación y un lineup que combina de forma excelente el potencial, la capacidad atlética y bateadora al igual que la juventud y la veteranía de la mano de alguien que está empezando en esto del béisbol como es Tony LaRussa.

La labor de Hahn no ha hecho sino comenzar y sabe que tiene margen de mejora vía agencia libre o traspaso sin sacrificar a su gran promesa bateadora como es Andrew Vaughn, cuya fecha prevista de llegada a la MLB era 2021, pero que con la ausencia de temporada en las Ligas Menores ha ralentizado este proceso… o no, que ya sabemos cómo funcionan las cosas en este deporte.

La muy reciente contratación de Adam Eaton y su regreso a casa es otro paso en la buena dirección pese a los interrogantes que despierta el outfielder para estar disponible sobre el campo, pero con la flexibilidad que tienen más la voluntad de apostar fuerte por el presente para levantar el Trofeo del Comisionado.

Ahora, imaginad que llegan también Michael Brantley para ser su DH y Liam Hendriks como closer…

Miel sobre hojuelas.

Newsletter DosUnoSiete

Conviértete en Insider y recibe los mejores contenidos gratis en tu email