Debemos estar agradecidos por tener a Mike Trout

A pesar de la nueva ausencia de los Angels en playoffs, la campaña de su legendario jardinero central no para de asombrarnos. Mike Trout ya es una leyenda.

Debemos estar agradecidos por tener a Mike Trout

Hay una máxima en el mundo del deporte que tiene su aplicación en la vida misma y casi en el contexto que se quiera y es “lo difícil no es llegar sino mantenerse”, lo cual se ajusta bastante bien a este mundo tan competitivo en el que nos movemos, que no todo va a ser deporte aunque a veces lo parezca.

No obstante, creo que debería haber otra expresión que es “lo difícil no es mantenerse sino mejorar año tras año” y eso es algo que Mike Trout no para de realizar campaña sí, campaña también en su descomunal trayectoria en las Grandes Ligas de béisbol de cara a ser considerado no sólo el mejor jugador desde su advenimiento sino que se perfila como uno de los más grandes de todos los tiempos y eso son palabras mayores cuando se habla de una disciplina deportiva en la que el mito y la leyenda campan a sus anchas.

Ese es precisamente el escenario en el que el sensacional center fielder de los Angels se encuentra en este atípico 2020 y es que su capacidad para ir un paso más allá no parece tener límites a la hora de poder situarse como el recordman de la franquicia con sus 300 home runs, un número redondo que le ha permitido superar al destacable Tim Salmon en esa categoría. Pero es que Trout lo ha conseguido cuando apenas acaba de cumplir los 29 años de edad mientras que Salmon llegó a los 14 temporadas en las Mayores y se retiró con 37 años ya cumplidos.

De esta manera, Trout pasa a formar parte de un muy selecto grupo de pegadores que han sido capaces de situarse en lo más alto de esta prestigiosa clasificación en sus respectivas franquicias y coloca su nombre con letras de oro en un lugar en el que nos vamos a acostumbrar a verle colocado y lo que está por llegar porque su juego no parece tener techo aún.

Lo que parece evidente es que la capacidad de adaptación y de mejora de Trout es inigualable en el momento actual aunque talentos supremos como el de Juan Soto puedan tener algo que decir en un futuro no muy lejano por su disciplina en el plate o por Fernando Tatís Jr. con una progresión que marcha a pasos agigantados. Pero encontrar una clarísima línea ascendente en su capacidad, que se podría llamar perfectamente facilidad, para incrementar el ratio de turnos de bateo que precisa para sacar la pelota del campo es extraordinario y nos ofrece un panorama demoledor para los pitchers rivales como demuestra el siguiente gráfico.

Siempre se ha ensalzado la habilidad legendaria de Trout para ir compensando las escasas lagunas que tiene en su juego, que las tiene como el resto de los mortales, y eso es especialmente cierto en aquellos envíos que recibía que en la parte superior de la zona de strike. Hasta que dejó de ser un problema merced a un duro trabajo en offseason y una coordinación mano-ojo para hacer contacto muy sólido con los lanzamientos para conseguir esas líneas que habitualmente terminan en la grada. Todo lo anterior le sitúa en una batalla sin cuartel con Fernando Tatís Jr., Nelson Cruz y otros por lograr uno de los escasos hitos que le faltan en su haber como es liderar las Mayores en home runs.


Te puede interesar: La reinvención de Clayton Kershaw


Es verdad que la evolución del «Meteoro de Millville» es un hecho y que ese bólido que lideró la Americana en su primera campaña completa con 49 robos no va a volver por el simple hecho del paso del Tiempo y que el escenario riesgo-beneficio no va a compensar una potencial lesión por mucha manopla que luzca a raíz precisamente de un lance que le tuvo en el dique seco hace unos años. Trout sigue tan veloz casi como siempre, pero escoge muy bien los momentos en los que puede sacar el máximo partido a sus cualidades y eso no es tanto por medio del robo de base sino por tomar una base extra en cuanto surge la menor oportunidad como uno de los corredores más inteligentes que existen en la actualidad.

Más preocupante resulta su faceta defensiva o mejor dicho, su lentitud en las reacciones nada más ser golpeada la pelota y que le sitúa como el farolillo rojo en su posición. Como hemos dicho, sigue siendo alguien muy veloz, pero ya sea porque la referencia de este 2020 es muy pequeña o debido a un posicionamiento que necesita ajustarse, Trout no podrá conseguir lo que venía siendo habitual como es liderar la Americana o la MLB en WAR por ese lastre que supone su falta de reacción, que puede ser el anticipo de un debate que probablemente se abrirá más pronto que tarde como será su traslado a una de las esquinas del outfield para dejar paso a un Jo Adell que parece más que capacitado para la tarea vista su trayectoria en las Menores.

No cabe duda alguna que la figura de Mike Trout siempre estará asociada a una desesperante incapacidad de sus Angels de aprovechar algunas de sus mejores campañas y figurar entre el plantel que disputen los playoffs. El compromiso de Trout es máximo con la organización a todos los niveles, la única que va a conocer en su carrera y en la que desea poder ganar el único que le falta en su amplísima colección de trofeos: el anillo de campeón. Pero habrá que esperar a otra ocasión hasta la finalización de un contrato que le vinculará hasta 2030.

Ese es precisamente el tiempo que tuvo que emplear Ulises u Odiseo para regresar a los brazos de su amada Penélope tras partir hacia la Guerra con Troya, y aunque pueden pasar muchísimas cosas durante ese período de tiempo, sería un momento a atesorar en la carrera de uno de los mejores jugadores que jamás han participado en el béisbol.

Como narraba ese personaje, interpretado Sean Bean en la adaptación cinematográfica de 2004 que nos cuenta de forma muy libre la guerra entre aqueos y troyanos, “si alguna vez cantaran mi historia, cuenten que caminé entre gigantes. Los hombres crecen y se marchitan como el trigo invernal, pero estos hombres nunca morirán. Cuenten que viví en los tiempos de Héctor, domador de caballos. Cuenten que viví en los tiempos de Aquiles”.

Cuenten que viví en los tiempos de Mike Trout…

Newsletter DosUnoSiete

Conviértete en Insider y recibe los mejores contenidos gratis en tu email