Análisis de bateadores

En este artículo se exponen algunos de los aspectos más importantes en el análisis de bateadores. Las nuevas cinco herramientas a tener en cuenta en el mundo de la Sabermetría 2.0.

Análisis de bateadores

El análisis de bateadores es extremadamente complejo y es esa dificultad la que te hace disfrutar del proceso.

Un proceso que ha sufrido una profunda transformación a través de la analítica y del continuo cambio de paradigma que dictan los dioses del béisbol, que son caprichosos y no dejan claro donde empieza la habilidad para batear y hacerlo con poder. Jugadores que desafían constantemente los límites establecidos y las leyes no escritas.

La escala 20-80

La escala 20-80 es el idioma de los scouts (ojo+video) y de los analistas (data) de los equipos de béisbol. La clave no es entenderla, es saber usarla.

Es una proyeccción del valor futuro de un jugador acotado en un período de tiempo de seis años, usada especialmente con prospects, pero también para evaluar al resto de jugadores.

  • Acotar es necesario porque nadie tiene una bola de cristal y los estándares del juego en sí mismo van cambiando.
    • No hace mucho una bola rápida en las 89-90 mph en términos de velocidad estaba en la media de la liga. Hoy en día la media es  92-93 mph  y subiendo.
  • Resulta de especial utilidad cuando hablamos de jugadores jóvenes para entender el valor real futuro del novato dentro de los seis años de control que tiene el equipo.
    • Por ejemplo, pongamos que se dice de un novato que es un 40(60). 40 sería el rendimiento actual que se espera del jugador a día de hoy en MLB, y 60 el valor potencial que se proyecta que puede tener.

Podemos situar la media o el jugador promedio de la liga en el centro de la escala (50). Pero ahí surge ya un primer punto en el que conviene ahondar: los equipos generan su propia estadística y tienen departamentos de analistas llenos de credenciales en Harvard, ¿Por qué?

Si entramos un poco más en detalle, podemos situar al jugador promedio de la liga  en cuanto a valor futuro en un rango entre 45-55. Reemplazar el talento diferencial (>60), el jugador All-Star que genera un WAR superior a 3.5 por temporada es muy complicado. Por eso a Mike Trout, Gerrit Cole o Mookie Betts se les paga. Hay mercado de sobra para ellos.

Pero los equipos creen firmemente que a través de la analítica pueden encontrar jugadores que la industria perciba como 45, pero que realmente tienen un valor superior y que en los años de servicio controlados por la organización son auténticas «gangas». Los equipos son reticentes a asumir compromisos contractuales con la «clase media» (45-50), porque entienden que son sustituibles por jugadores en años de control, más rentables en términos de WAR/$.

Explicación en términos de WAR de la escala 20-80 para bateadores de béisbol.

Fuente: Fangraphs.

En esta tabla, Eric Longenhagen nos ayuda a entender la relación entre la escala 20-80, el rol de los jugadores y lo contextualiza en términos de WAR.

Los Dodgers son el paradigma de construcción de roster que deja más clara esta idea.

Análisis de cómo los Dodgers estructuran su roster de MLB.

Fuente: Fangraphs

La profundidad de roster de los angelinos se cimenta en jugadores de Cuatro A, es decir, en el rango de valor futuro entre el 45-55 (Matt Beaty, Chris Taylor, Enrique Hernandez, Edwin Rios…) y con alguno que han sobrepasado las expectativas y se han convertido en auténticas estrellas de la liga como Justin Turner o Max Muncy. Además apuestan por la versatilidad como valor añadido.

Todo ello les permite gestionar el timing de forma magistral con sus jugadores jóvenes, que tienen la oportunidad cuando realmente están preparados en una organización que ha hecho del desarrollo de jugadores su seña de identidad.

Analizar el valor futuro de un jugador

El primer presupuesto de nuestro análisis: estamos hablando del potencial futuro en seis años.

La acotación temporal de los análisis ayuda a generar una expectativa realista del valor futuro de un jugador en el contexto económico creado en el actual convenio colectivo.

  • El ‘risk factor’ es un término acuñado en Baseball America para definir la variabilidad que existe en la predicciones sobre un jugador. Si es bajo, la expectativa de que el pelotero alcance su potencial es alta. El riesgo es extremo si hablamos de un talentoso lanzador dominicano de 16 años firmado en la agencia libre internacional.
  • Un concepto parecido es el suelo (floor) y el techo (celling) de un prospecto. Un lanzador como Forrest Whitley tiene todas las condiciones para ser un lanzador dominante. Pero en sus evaluaciones el suelo es muy bajo, porque sus problemas de makeup le mantienen muy lejos de las expectativas creadas.
  • Otra idea a considerar es si el jugador ya está preparado para jugar en MLB. Si dos jugadores tienen un FV (valor futuro) similar, normalmente tiene más valor para un potencial traspaso (market value) el que está jugando a un nivel más alto (MLB ready).
    • Hay un valor posicional. Los buenos proyectos de lanzador casi nunca son traspasados. Casos como el de Matthew Liberatore son muy poco frecuentes.
    • Si hablamos de jugadores de posición, tienen mucho valor los jugadores con proyección de jugar posiciones defensivas premium a nivel MLB (Catcher, SS, CF).

El makeup es un término subjetivo y difícil de definir. No sale en la data, pero es fundamental en la toma de decisiones de los equipos. Hablamos de la mentalidad, profesionalidad y toma de decisiones  del pelotero acorde al desarrollo óptimo de su potencial.

Lesiones, entradas lanzadas, problemas de dopaje y, por supuesto, la dimensión económica del análisis. El tiempo de servicio, las opciones de Ligas Menores que ha consumido o si el jugador tiene que ser protegido en el roster de 40 porque es elegible en el Draft de Regla 5.

Aspectos relacionados con el contexto específico del pelotero y el contexto que genera. Prospectos adquiridos «en julio 2» como agentes libres internacionales son más receptivos a firmar extensiones de contrato más favorables para los equipos que los jugadores que entran en las organizaciones vía draft.

Contrato Ronald Acuña Spotrac

Fuente: Spotrac.


Análisis de pitchers.


Análisis de bateadores

Habilidad para batear

La habilidad pura de batear es extremadamente difícil de acotar y hacerlo de forma independiente del poder es extenuante en la era de la Fly Ball revolution. Una época en la que Jose Altuve y Francisco Lindor son bateadores de poder con toda justicia.

¿Podemos decir que es la capacidad de hacer contacto de calidad con la pelota de forma consistente o la de poner la pelota en juego?

El resultado necesariamente es un batazo duro, que se trasladará en términos de poder en función del ángulo de bateo.

La idea de los bateadores de línea es subjetiva, pero en la era de Statcast se puede acotar citando a Eno Sarris:»el jugador que pone la pelota en juego con un launch angles entre los 6 -19 grados y con una exit velocity por encima de 90 mph. El resultado no será un home run y los promedios de bateo que generará estarán en el entorno del .700″.

Si un jugador joven batea de linea con consistencia y genera buenas exits velocities, es de esperar que en su madurez los dobles se conviertan en cuadrangulares (fue el caso de Manny Machado y actualmente de Gleyber Torres).

Un caso digno de estudio es el de Yoan Moncada. En su primera etapa en la mayores sus resultados como buen free swinger han sido BABIPs muy altos y muchos strikeouts. Por eso es difícil aislar la habilidad de batear sin tener en cuenta el contexto en que se genera: aspectos como la disciplina en el plate o la capacidad de batear con poder. Es algo que va mucho  más allá de batear por promedio.

En la actualidad, es fundamental estudiar la exit velocity y el launch angle (algo que por simplificar llamaremos «statcasts« de aquí en adelante) como predictor de éxito futuro. Con toda la data disponible de las Menores, los analistas de los equipos buscan valor continuamente en peloteros que no tienen buenas estadísticas convencionales, pero cuyos «statcasts» son intrigantes. Lo que hizo Tampa con Yandy Diaz o los Yankees con Luke Voit.

Mecánica sin excesivos movimientos innecesarios.

  • El deporte ha demostrado que la ortodoxia es una mentira. Larry Bird tiraba raro y nadie le cuestionaría como triplista. Con la revolución del Player Development en marcha, la individualización de los métodos de entrenamiento y la utilización del video van a permitir el éxito de peloteros que el pasado se quedaron en el camino. Pero es cierto que un exceso de movimiento dificulta la coordinación, es menos reproducible y otorga pistas al pitcher sobre las intenciones del bateador.

Capacidad para batear distintos tipos de lanzamientos.

  • Bateadores de recta. Bateadores que tienen problemas con lanzamientos rompientes.

En este video Trevor Bauer analiza  el aproach de un Miguel Cabrera en su prime, una auténtica batalla, y nos ayuda a entender lo que pasa por la cabeza de un bateador.

Habilidad para batear:

En el 80 nos encontraríamos a gente como Jose Altuve o Freddie Freeman.

Alguien al que los expertos le otorgan un valor futuro de 80, es decir un (80), es Wander Franco.

Disciplina como bateador

La coordinación óculo-manual en la ventana temporal ínfima que tiene el bateador para reconocer un lanzamiento y tomar la decisión de hacer swing o de dejar pasar una bola mala. Es probablemente la variable más difícil de evaluar en un jugador joven. Byron Buxton o Jo Adell son  nombres con potencial de estrella que puede que nunca lleguen a serlo por su incapacidad para reconocer lanzamientos.

Estadísticamente, el porcentaje de bases por bolas del jugador es algo a tener en cuenta (su relación con el K%, nos da mucha información sobre el tipo de bateador). Pero es importante contextualizar el nivel de pitcheo que está enfrentando y como se va a trasladar en la MLB.

Un jugador como Didi Gregorius le hace swing a todo y se embasa muy poco, pero tampoco suele ser ponchado con frecuencia. El famoso OBP de Moneyball, eso de lo importante es embasarse, es una estadística que nos habla de bateadores que no hacen swing a malos lanzamientos.

  • El aproach en situaciones de dos strikes es un indicador de madurez de un bateador. Si hablamos de un jugador joven es muy importante de cara a que pueda desarrollarse rápido y llegar rápidamente a las mayores.
  • Capacidad para trabajar la cuenta, lo cual es especialmente importante en el rol de leadoff hitter. Hacer trabajar al pitcher contrario y no hacer swing a malos lanzamientos aumenta la probabilidad de que el lanzador cometa un error y sea menos económico en su desempeño.
  • Habilidad para reconocer diferentes lanzamientos. En un época en la que el scouting y los planes de partido han limitado a grandes jugadores, los huecos en el swing y la incapacidad para batear determinados lanzamientos y localizaciones puede limitar mucho el desarrollo de un bateador.

Disciplina como bateador:

La mejor versión de Joey Votto es el claro ejemplo de alguien con un 80.

Zack Collins es un novato al que se le da un (70).

Miguel Andujar tiene mucho que mejorara, a día de hoy no pasaría de un 30.

Batear con poder

Hay que establecer una diferencia clara entre el poder potencial o RAW power y el poder de partido. El poder no es la fuerza en sí, es su traslado a los resultados obtenidos en partido, y tiene un relación clara con la habilidad de bateo. La capacidad de poner la pelota en juego, pero haciendo contacto duro y con altas exits velocities son un punto en común en ambas habilidades.

Pero también estamos hablando de ángulos de bateo, es necesario poner la pelota en el aire. Statcast ha ido más allá del porcentaje de slugging que por supuesto  aporta contexto. Pero las exits velocities, launch angle y barrels nos dan información con muestras más estables que los bambinazos y hits de bases extra.

La relación poder-strikeout es la que es. Puedes ser el mejor, Mike Trout, pero batear con poder implica un mínimo de strikeouts. En este nivel de pelotero un 20% de SO/9 está en la  absoluta élite, en parte porque cuando hace contacto, punto en el que se unen las dos ideas, es contacto de calidad.

Poder como bateador:

Aaron Judge es el primer jugador actual que no viene a la mente cuando se habla de una evaluación de 80.

Nolan Gorman es un novato en el que los Cardinals tiene puestas muchas esperanzas y al que se le da un (70).

Billy Hamilton, un jugador ligero y con poco poder, tendría un 30.

Velocidad real en partido

La matemática ha acabado con el robo de bases y con como se entendía el juego.

«La computadora retiró a Jose Reyes

Ahora mismo es más importante el smart running o aprovechar el bateo situacional para generar presión en la defensa. Se buscan más las situaciones de hit and run que el robo de base como tal. Se intenta no regalar outs y hacer un desarrollo matemático es la forma más inteligente de gestionar estas situaciones. Una aplicación del cálculo de probabilidades que genera mayor win expectancy.

Las nuevas reglas implementadas en la temporada actual han cambiado el contexto de este análisis en cierto modo. Habrá que revaluar estas ideas.

La velocidad real en partido es un factor clave y en cierto modo tienen que ver con los instintos y el conocimiento del juego.

  • Velocidad real de partido. Por qué Paul Goldschmidt es un gran ladrón de bases (un ladrón situacional) o Kevin Kiermaier
    un extraordinario jardinero central.
  • Otro aspecto relacionado con la velocidad es la correlación que existe entre la mecánica de bateo y la salida rápida del cajón. El mejor en este aspecto ha sido Ichiro Suzuki. Jacoby Ellsbury, por contra, salía muy lento del cajón cuando era muy rápido en las bases. Ese primer paso dañó significativamente su promedio de bateo a lo largo de su carrera.
  • Una estadística a considerar que intenta recoger la habilidad en la bases es el BsR de Fangraphs. Teniendo en cuenta las bases robadas, outs en intentos de robos, extra bases generados con las piernas, eliminaciones en la bases y otros aspectos del IQ como corredor que arrojan un saldo de carreras por encima o por debajo de la media que inciden en el WAR.

Velocidad en las bases

Magneuris Sierra, jardinero de los Mariners, posee un 80.

A CJ Abrams se le da un (70).

Albert Pujols nunca ha sido muy rápido, pero a día de hoy es especialmente lento y su grade es de 30.

Rango defensivo

Byron Buxton es uno de los mejores jardineros defensivos de la liga. Un 80.

Cristian Pache, de los Braves, es visto como un gran defensor. Los analistas de dan un (75).

JD Martinez no pasa del 30 en este apartado.

Defensa

El guante o brazo son una simplificación evidente del valor que encierra la defensa de un jugador. Un error semántico que nos lleva a pensar en términos de brazo o de manos y que nos conducen a métricas clásicas y en desuso muy en línea con los errores.

La nuevas métricas como Outs Above Average, que nos presenta Statcast, han sido un paso más en este camino inexplorado. Las muestras son por ahora poco significativas y no parece que la fiabilidad de los resultados sea la misma para todas las posiciones.

El rango es muy importante para que un jugador joven pueda llegar a desarrollarse como un buen defensor en posiciones premium como campo corto o jardinero central. Evidentemente, necesita velocidad real de partido e instintos para poder jugar estas posiciones, pero hay un componente atlético inherente.

La defensa de Derek Jeter es claramente inferior a la de Ozzie Smith, porque el factor diferencial es el rango que en cierto modo te permite hacer más jugadas, probablemente de una mayor dificultad, pero en las que el error es más probable.

La velocidad real en partido, muy subjetiva y poco medible, es una idea que se traslada en que algunos jugadores con mucha velocidad (grade 80) no sean capaces de jugar bien como jardineros centrales por falta de instintos o malas lecturas.

Tener un buen brazo es importante en tercera base, el campo corto y los exteriores centrales, pero no te capacita de forma automática. El caso de Miguel Andújar lo hace evidente. Un  buen juego de pies, la coordinación, la optimización del movimiento son necesarios para el defensor que situamos en la élite.

Es una parte del juego cuyo estudio esta ahora mismo viviendo un fuerte impulso y sabéis que, es estupendo. El WAR también se crea desde la defensa y la prevención de carreras.

Tenemos la suerte de vivir en un época dorada de la defensa. Andrelton Simmons, Nolan Arenado, Matt Chapman o Byron Buxton nos dejan cada día jugadas espectaculares que ponen de manifiesto que los partidos de béisbol se ganan de muchas formas.

Catching framing

Austin Hedges, Jacob Stallings tendrían un 80.

Brazo en el infield

Simmons o Arenado son claros ejemplos de un 80.

Brazo en el outfield

Ramon Laureano es una de las sensaciones de este 2020. Se le da un 75 en este aspecto.

 

Vivimos entre el highlight y la DATA, por eso nos gusta el béisbol.

Newsletter DosUnoSiete

Conviértete en Insider y recibe los mejores contenidos gratis en tu email