AL Comodín 2: White Sox vs Athletics

Empiezan los playoffs!! Aquí os dejamos una previa del Comodín de la Liga Americana entre White Sox y Athletics.

AL Comodín 2: White Sox vs Athletics

Tanto el texto de los White Sox como el de los Athletics que vas a leer a continuación han sido publicados en nuestra guía para los playoffs. Puedes descargarla AQUÍ.



CHICAGO WHITE SOX by Pepe Latorre

El invierno pasado los White Sox estaban como locos por hacerse con una de dos superestrellas que salían al mercado. Se sabía que tanto Manny Machado como Bryce Harper iban a pedir contratos mareantes, y los de Chicago estuvieron en la puja. Finalmente no consiguieron hacerse con ninguno de los dos y el 2019 volvió a ser una temporada olvidable para los Sox. O quizás no…

A pesar de acumular su séptima campaña consecutiva con balance negativo se vieron cosas que hacían mirar hacia el futuro con optimismo. Eloy Jiménez, Yoan Moncada y Tim Anderson demostraron que eran tres peloteros con talento suficiente como para jugar en las las Mayores. Lucas Giolito, después de un 2018 horroroso, encontró la magia que le hizo ser una primera ronda del Draft, y José Abreu nos volvió a recordar que los viejos rockeros nunca mueren.

En la pasada offseason, con un grupo más o menos establecido, la gerencia decidió cambiar su estrategia con respecto al invierno anterior. Ya no se buscó un fichaje de relumbrón, sino completar un roster que resultaba muy ilusionante con peloteros experimentados. Rotación y lineup ganaron empaque gracias a las incorporaciones de Dallas Keuchel y Edwin Encarnación, mientras que en la receptoría se hicieron con Yasmani Grandal, un catcher de primer nivel al que sus intangibles convierten en uno de los mejores peloteros de la MLB.

Es imposible entender el éxito de los White Sox en 2020 sin la figura de Grandal. Un ejemplo para entender el tipo de persona que es: poco después de firmar con Chicago llamó a Lucas Giolito por teléfono y estuvieron hablando durante más de una hora. “Quería llegar e imponer una cultura ganadora”, ha reconocido el pitcher. “Siempre está hablando con alguien, dando consejos”.

Con la llegada de Grandal, los White Sox han pasado de ser un equipo que vagaba por la liga a disputarle la división a Twins e Indians. Es probable que los Padres y Tatís Jr. les hayan quitado algo de protagonismo, pero Chicago ha sido una de las mayores alegrías de este 2020.

Lo primero que llama la atención al analizar el roster es la ofensiva. Abreu está firmando una de las mejores temporadas de su carrera y por segundo año consecutivo lidera la Liga Americana en carreras impulsadas. Su mejor aliado está siendo Tim Anderson. El campocorto es una máquina de poner bolas en juego y está demostrando que es posible vivir al borde del .400 de BABIP. Por no decir que es el jugador con más flow de toda la MLB.

El lineup lo completan un grupo de jóvenes llamados a convertirse en estrellas. Tras un gran inicio de temporada Luis Robert se ha desinflado un poco en las últimas semanas. No obstante, lo tiene todo para ser un pelotero capaz de marcar las diferencias en cualquier momento. Algo similar le ha pasado a Moncada, que tras un muy buen 2019 ha experimentado un bajón en 2020. Jimenez, sin embargo, sí que ha respondido a las expectativas. Lo mismo se puede decir de Nick Madrigal, un segunda base que es capaz de hacer contacto a todo lo que lancen.

Los bates han rendido mucho mejor que el año pasado. Los White Sox han pasado de tener un wRC+ de 93 en 2019 a un 112 en 2020. Sin embargo, es el pitcheo lo que ha llevado al equipo al siguiente nivel. La pasada campaña ya vimos la mejor versión de Giolito, pero estaba muy solo. El fichaje de Keuchel ha sido un auténtico acierto y ha ayudado a asentar la rotación. El veterano ha acumulado entradas con la efectividad y la sobriedad que le caracterizan. La efectividad ajustada (ERA-) del pitcheo de Chicago ha variado de 109 en 2019 a 86 en 2020. Es decir, de estar entre los diez peores ha pasado a estar entre los diez mejores.

Aún así, es cierto que más allá del combo Giolito-Keuchel la rotación genera dudas. La pregunta del millón es quién será el tercer abridor en octubre. Nadie duda del talento de Dylan Cease, pero el diestro se mueve entre la excelencia y el desastre. Lo mismo sucede con Reynaldo López. Dane Dunning podría parecer el favorito, pero sus últimas apariciones han dejado muchas dudas.

Es cierto que los White Sox llegan a octubre con mucho hype, pero aún se les ve un poco verdes. Además hay que ver como se mueve su manager, Rick Renteria, en los playoffs. Renteria es un tipo un tanto chapado a la antigua. Ha sabido crear el ambiente perfecto para que un grupo de peloteros jóvenes se desarrollen, pero ha demostrado ser muy poco receptivo con la estadística avanzada. Y eso puede costarle partidos…

 



OAKLAND ATHLETICS by Álex Carande

Ganar el último partido es el objetivo. A Billy Beane se le ha resistido. No puedo ocultar que encierro una contradicción: soy de los Yankees pero admiro profundamente el trabajo de Rays y A’s. Al final, los equipos de mercados grandes han acabado por imitarlos.

Hace ya mucho de “Moneyball” y no deja de ser una película. Vamos, que la mitad de lo que cuenta es mentira. Pero no deja de ser una idea que ha representado un cambio de paradigma en el deporte y que vive en la Sabermetría 2.0, en Driveline y en la vida de todos los profesionales de este deporte: “Adapt or die”.

Esperábamos una buena temporada de los A’s, incluso que ganaran la división con suficiencia. Llevaban tiempo avisando, llamando a la puerta y era evidente que el “Astrosgate” iba a tener consecuencias. Pero sinceramente esperaba una mejor campaña de los bateadores de los A’s. La pérdida de Matt Chapman, que no me da la gana etiquetar pero es uno de los mejores del negocio en la esquina caliente, se une a un año en el que Matt Olson y Marcus Semien han jugado muy por debajo de lo esperado.

Sin embargo, el equipo de Bob Melvin, uno de los mejores managers de la MLB sin discusión, ha encontrado siempre las teclas que tocar para que el equipo sea muy regular y gane partidos. Ramon Laureano ha ido muy de más a menos, pero parece una apuesta muy sólida en la posición de jardinero central a largo plazo, y sí, una maquinilla de hacer WAR. 

Qué decir de la solvencia que ha demostrado en ataque y en defensa el catcher Sean Murphy. Una joya justo en una posición que pasa por una clara crisis de calidad en la liga y en la que un buen jugador te sitúa claramente por encima de la media. PD: su wRC+ de 131 es el mejor del equipo.

Mark Canha y Robbie Grossman han jugado bien, o por lo menos han tenido tramos de la temporada en que han sido fundamentales. Pero la ofensiva ha estado un punto por debajo de lo exigible, sobre todo porque no ha sido capaz de seguir su mantra del OBP y les ha costado mucho embasarse.

Segundo punto del día: es difícil definir la rotación para playoff porque tienen muchas opciones y resulta difícil separar el grano de la paja. Ha estado en el mismo sitio que el lineup, en media tabla.

Frankie Montas empezó muy bien, se lesionó y no volvió a ser el mismo. Jesús Luzardo deja flashes de talento, pero se le ven costuras de rookie. Sean Manaea ha ido recomponiéndose a lo largo del año, al igual que Mike Fiers. Si alguien ha sido regular ha sido Chris Bassit, ¿pero le pondrías en el primer partido de la wildcard? 

No tenemos ni idea de cómo va a funcionar la rotación de los A’s. No tienen un as claro, los lanzadores han tenido muchos altibajos a lo largo de la temporada y no te miento, no tengo una idea clara de cuál puede ser el plan en cuanto a la rotación. 

Pero esto no tiene porque ser malo. Para esta postemporada condensada, tener hasta cinco abridores con garantías, abre un abanico de opciones muy interesante que muy pocos equipos tienen.

Y lo que no tiene ningún equipo y explica la gran temporada de los A’s es el bullpen. El mejor de la temporada 2020 sin discusión y no por poco.

Acumula una carga de trabajo de calidad y ha contribuido a las probabilidades de su equipo de ganar partidos como ninguno. Liam Hendriks ha sido el mejor relevista del año. Y punto. Ya lo fue el año pasado. Una pena que le va a costar unos dólares en un lucrativo contrato que va a conseguir con seguridad en la agencia libre. Un auténtico as desde el relevo, capaz de asumir más de una entrada y al que los A’s han podido dar descanso en un plácido final de temporada.

Cuatro abridores por encima de la media de la liga más un bullpen que es un arma de destrucción masiva en términos de calidad y cantidad es la fórmula del éxito con la que los A’s lo pueden hacer muy bien en octubre.

Si el objetivo es ganar el último partido y la temporada regular no cuenta, no creo que los A’s lo consigan. Es el proyecto más sólido que ha construido Billy Beane en muchos años. Hay mucho WAR en ese lineup, pero es que no han jugado bien y la baja de Chapman no es poca cosa.

El formato de postemporada condensada sin apenas descanso, puede favorecer mucho el desempeño de unos A’s que llegan con muchos brazos y el mejor bullpen de la liga. Pero mucho tiene que mejorar el ataque para que se puedan imponer a rosters más completos que les pueden meter mucha presión.

Newsletter DosUnoSiete

Conviértete en Insider y recibe los mejores contenidos gratis en tu email